29/03/19

La ceremonia que arrancó a las 0:15 promedió 3 puntos, unas seis veces más de lo que había medido el cable los días previos a la misma hora..

feature-top

Los memoriosos recordarán que a principios de los 90 para ver un partido de la NBA había que esperar a los domingos a la noche cuando el periodista Adrián Paenza presentaba en diferido alguno de los partidos de la liga estadounidense.

Más acá en el tiempo, ver los mismos partidos de la NBA se convirtió en una costumbre. Y ni hablar de las epopeyas de Manu Ginóbili con San Antonio Spurs. Sus cuatro títulos llegaron en vivo a través de la cadena ESPN.

La señal sigue transmitiendo los partidos de la NBA y el jueves fue el turno de San Antonio Spurs contra Cleveland Cavaliers. Los texanos pelean aún por entrar a los playoffs y el ex equipo de LeBron James por no ser el peor de la temporada. Parecía poco atractivo. Pero de acuerdo a los rátings de Ibope a los accedió Clarín el choque (arrancó 21.30 y terminó a las 23.45) promedió 1.9 punto

El imán Ginóbili indudablemente sigue atrayendo. Porque si ese fue el número de la previa, lo mejor estaba por venir. La ceremonia de despedida que arrancó 0.15 y finalizó media hora después promedió 3 puntos de ráting. Unas seis veces más lo que había medido la misma señal los días previos a esa mis hora, siempre según las planilla de Ibope.

A la distancia, Manu debe haber sentido que otra vez los ojos de miles de argentinos estaban puestos en él a través de la tele. En un tramo de su discurso y en castellano dijo: "A ustedes, por ahí pueden pensar que no influyeron tanto porque la mayor parte de mi carrera fue lejos de casa. Pero yo sabía de sus esfuerzos para ver el partido aunque terminara a las 3 o 4 de la mañana, y a las 7 sonaba el despertador y se iban a trabajar".Y agregó: "Sabía de sus festejos, de sus gritos frente a la tele y los sillones, así que gracias a todos los que están acá y en sus casas. Porque absolutamente todo eso me llegó".

.

feature-top